Hotel Boutique La Escondida


El viaje en coche desde el aeropuerto a La Escondida da las primeras pistas de que está de camino a un lugar especial; la costa española se desvanece de la vista y es reemplazada cada vez más por árboles imponentes que se aferran en ángulos imposibles a lo largo del borde de la carretera.

Girando hacia la serpenteante carretera principal, de repente se encuentra en un vasto valle totalmente encantador, rodeado de montañas, y ahí, en la distancia, sobre una ligera colina en una finca de unas 250 hectáreas, está su escondite: nuestra Escondida. Desafortunadamente, debido a su orografía, el acceso para personas con discapacidad es extremadamente limitado, sin embargo, el acceso al restaurante y terraza superior exterior es posible.

En el exterior verá un edificio morisco de construcción tradicional que tiene más de 100 años: en su interior descubrirá un mobiliario sencillo pero a su vez lujoso que ayuda a que nuestro hotel boutique sea íntimo, acogedor e inolvidable. Contemple el impresionante paisaje a través de la ventana de su dormitorio, el azul infinito de un cielo perfecto mientras descansa en la piscina al aire libre o mientras bebe una copa de vino en una de nuestras terrazas, o simplemente, disfrute del silencio, roto ocasionalmente por una campana de una iglesia distante o del rebaño de ovejas y cabras que pasta por nuestros alrededores.

El orgullo y la alegría de La Escondida es nuestra cocina. Nuestro chef formando en un restaurante de estrella Michelín sirve los platos más deliciosos, utilizando los ingredientes más frescos y productos de origen local.
Entre comidas, hay todo un mundo por explorar, una larga oferta de actividades y playas a tan solo 45/50 minutos en coche.

Ubicada en la comunidad de Penáguila, a 20 minutos de la ciudad de Alcoy y a las puertas del Parque Nacional Font Roja, la impresionante tierra que rodea La Escondida está completamente protegida.